TSE

Gracias a las coberturas que nos ofrece la tarjeta sanitaria europea, podemos gozar de asistencia médica gratuita en caso de que nos veamos en una urgencia durante un viaje a algún país de la Unión Europea. En este sentido, es normal que muchas familias se pregunten si existe una tarjeta sanitaria europea para niños y, en caso afirmativo, cómo conseguirla y/o solicitarla. La respuesta es afirmativa, los niños también pueden tener su propia tarjeta sanitaria europea y gozar de sus coberturas en el resto de Europa, y el procedimiento para obtenerla es bastante sencillo.

Viajo con niños a un país europeo, ¿es necesario que tengan su propia TSE para acudir al médico?

Es una pregunta muy común, ya que podemos pensar que, al ser menores de edad, podrían utilizar nuestra tarjeta sanitaria para ir al hospital a recibir atención médica cuando nos encontremos de viaje en un país europeo. Sin embargo, debes saber que es totalmente necesaria, existiendo además distintas maneras para que nuestro hijo se beneficie de las coberturas ofrecidas por la TSE. Veamos cómo solicitar la tarjeta sanitaria europea para niños.

Solicitud de la tarjeta sanitaria europea para un niño

Para solicitar la tarjeta europea sanitaria para niños, lo primero que debemos saber es que existen dos posibilidades en las que nuestro hijo o menor a cargo se beneficiaría de las coberturas de la TSE:

  1. Solicitar la expedición de una TSE personal a nombre de nuestro hijo. Básicamente, es pedir una tarjeta sanitaria europea para el propio niño, que estará a su nombre y le permitirá recibir atención sanitaria en cualquier país europeo. Eso sí, su padre, madre o tutor a cargo también tendrá que aportar su propia documentación al ser un documento expedido para un menor de edad.
  2. Incluir al niño como beneficiario en tu propia tarjeta sanitaria. Esta opción trata de que tu hijo se trate como beneficiario de tu TSE, por lo que podrá recibir sus coberturas en el extranjero siempre y cuando vaya contigo y tengas tu tarjeta encima.

La decisión es totalmente personal, por lo que tendrás que valorar qué opción prefieres y empezar el trámite. Realmente, la única diferencia que podemos encontrar a la hora de solicitar la tarjeta sanitaria europea para nuestro hijo es que este siempre tendrá la condición de beneficiario, dada su minoría de edad. En el primer caso y aunque la tarjeta esté a su nombre, también se le considera beneficiario, ya que padre, madre o tutor tendrán que aportar su propia documentación para que se pueda solicitar la TSE, siendo su progenitor el titular del derecho.

A la hora de empezar el trámite, puedes optar por las tres vías tradicionales: internet, presencial o telefónica. Sin embargo, si quieres apostar por un proceso mucho más ágil, rápido y sencillo, en tarjetaeuropea.com gestionarán todo el proceso de solicitud y te informarán inmediatamente en caso de que haya novedades con el estado del trámite de la TSE.

 

Aunque no lo creas, la tarjeta sanitaria europea es necesaria para tu hijo en caso de que viajes a cualquier país de la UE, que figurará como beneficiario del derecho a recibir asistencia sanitaria gratuita en caso de que sea necesaria.